Fat bike, todo lo que debes saber

La Fatbike es un ATV con llantas de gran tamaño, hasta 5 pulgadas de ancho, originalmente diseñado para viajar en la nieve o arenas del desierto.

La presión de los neumáticos, entre 0,5 y 1 bar, es muy inferior a la de un ATV estándar (de 3 a 5 bar). Actúan como amortiguadores y le dan a la bicicleta de sobremesa su carácter confortable, incluso sin horquilla telescópica, absorbiendo la rugosidad del terreno.

 

La mayoría de los fabricantes de ATVs hoy en día ofrecen una Fatbike en su gama porque se ha convertido en una moto muy de moda y su lado lúdico promete un futuro próspero.

Algunos modelos:

Trekking Farley
Beargrease y Mukluk 2 de Salsa
Fatboy de Especializado
Panzer Moonraker Panzer
Lebowsk-e (electricidad) de Felt

Antecedentes

Fabricantes innovadores han estado montando neumáticos anchos en bicicletas durante mucho tiempo. En particular, se conoce el espécimen fabricado por los ciclos de Curry en Inglaterra (Leicester) en 1932. En la imagen de abajo es montado por el ciclista W. Ritchie.

 

W. Ritchie en su Fatbike hecho por Curry’s en Leicester (1932)

La primera Fatbike fue utilizada en 1980 entre Zinder y Tamanrasset a través del Sahara usando los neumáticos prototipo de Michelin.

A principios de los años 90, las bicicletas de montaña normales fueron equipadas con ruedas de orugas a principios de los 90, creadas por Simon Rakower de Fairbanks, Alaska, para el apoyo técnico de la Iditasport Extreme Race. Poco después, Simon decidió diseñar una nueva llanta de 44 m. Esta variante llamada SnowCat (dameusos) revolucionó la bicicleta de invierno, ya que podía instalarse en casi cualquier ATV disponible en el mercado.

Al mismo tiempo, en Nuevo México, Ray Molina también trabajó en una variante de una bicicleta de ruedas anchas que usó para las visitas guiadas del desierto. Sus llantas y neumáticos fueron importados a Alaska, donde los constructores de marcos comenzaron a hacer pequeñas producciones artesanales.

Muchos fabricantes están lanzando este negocio, incluyendo Pugsley, que es el primero en ofrecer un producto disponible en tiendas de bicicletas en todo el mundo.

En 2014, RockShox presentó el primer modelo de Fatbike con suspensión: el RockShox Bluto. Añadir una suspensión delantera hace que la Fatbike sea aún más versátil e interesante para el senderismo de montaña.

 

Datos deportivos

En diciembre de 2012, Eric Larsen (Polar Explorer) intentó llevar una Fatbike al Polo Sur. Es un cuarto del camino antes de que tenga que regresar.

En 2013-2014 hubo tres expediciones en bicicleta al Polo Sur. Maria Leijerstam fue la primera en llegar en bicicleta al Polo Sur, precisamente con un triciclo equipado con neumáticos Fatbike.

Juan Menéndez Granados se unió al Polo Sur en esquí y Fatbike, mientras que el 21 de enero de 2014 Daniel P. Burton es la primera persona en cruzar la Antártida hasta el Polo Sur en Fatbike.

Burton comenzó su viaje en Hercules Inlet y pedaleo 775 millas hasta el Polo Sur. Estaba equipado con una Fatbike Borealis Yampa en fibra de carbono con neumáticos de 4,8 pulgadas.

 

Bici para niños

¿QUÉ MODELO DE BICICLETA PARA SU HIJO?

La elección de una bicicleta para un niño nunca es fácil. De hecho, se trata de equilibrar el tamaño, la comodidad y la seguridad. Para tomar la decisión correcta, empiece por evaluar el nivel de su hijo primero. Hay diferentes modelos de bicicletas para niños para todas las edades y niveles. A partir de los dos años, su hijo puede empezar a montar una bicicleta pequeña sin riesgo de caerse, gracias a las ruedas fijadas en la parte trasera. Además, algunas marcas ofrece muchos modelos llamados “evolutivos” porque las ruedas pueden ser desmontadas. Luego, cuando los niños comiencen a dominar el paseo, usted puede volverse hacia bicicletas sin ruedas que combinan comodidad y seguridad.

¿Qué talla para una bicicleta de niño?

El tamaño de la bicicleta del niño es un criterio de elección esencial: su niño pequeño debe poder sentirse perfectamente cómodo sobre la bicicleta, pero también debe ser capaz de adaptarse al crecimiento del joven ciclista. En general, el tamaño de las bicicletas se expresa en pulgadas, que corresponden al diámetro de las ruedas. Por ejemplo, si el niño tiene menos de un metro de alto, se recomiendan bicicletas de 10 o 12 pulgadas. Luego, de 90 cm a 1m20, se puede subir hasta 16 “, antes de llegar a 20” para niños entre 1m20 y 1m35.

Seguridad, un criterio a favor

La primera bicicleta de su hijo debe ser capaz de asegurarle a usted y a su hijo que él o ella está seguro para montar. Por eso, la seguridad es una consideración primordial a la hora de elegir la bicicleta ideal. Solidez, robustez y maniobrabilidad deben ser sus consignas. Recuerde optar por un sistema de frenos tranquilizador, con palancas adaptadas a las manecillas. Al preferir una protección integral de la cadena, también se evita pellizcar. Por último, las empuñaduras de los mangos pueden ser de diferentes colores para diferenciar el freno delantero del freno trasero. Además, como la seguridad debe ser capaz de rimar con comodidad, elija cuadros bajos para que sea más fácil de pisar la bicicleta y un manillar elevado para asegurar una buena posición de conducción.

¿Qué equipo elegir?

Para una primera bicicleta, el equipo es casi tan importante como la estructura. Su hijo querrá una bicicleta única que se adapte a su gusto en términos de colores y accesorios: el estante de muñecas, la cesta, el tenedor de amortiguación son todos los elementos que seducirán a su hijo pequeño y personalizar su bicicleta. En el lado práctico, opte también por estabilizadores desmontables para facilitar el aprendizaje, así como guardabarros para evitar salpicaduras.

¿Cuál es el presupuesto para una bicicleta de niño?

Encontrarás bicicletas para niños y niñas a partir de los 2 años de edad, sólidas y bien equipadas a precios asequibles. Una amplia gama de precios le permite hacer la mejor elección.

Un ultimo consejo

Hay otros criterios a tener en cuenta al elegir la bicicleta de su hijo: bajo peso y facilidad de cambio de marchas. Por último, ya que esta es su primera bicicleta, no subestime la importancia de los cascos, codos y rodilleras para la seguridad de su hijo.

Bicicleta para trabajar

Bicicletas de paseo, todo lo que debes saber

Bicicletas de paseo: bienestar garantizado.

Si te gusta la ecología, estar en forma, mantenerte en constante movimiento y disfrutar de la ciudad, el campo o el lugar donde vivas de una manera diferente, entonces eres el candidato perfecto para andar con bicicletas de paseo.

La bicicleta representó uno de nuestros primeros medios de transporte, ciudades de todos los continentes adaptan sus sistemas urbanos para que muchos se desplacen en bicicleta, tal es el caso de Amsterdam que es la capital mundial de la bicicleta, posee más bicicletas que coches, incluso mucho más que su número de habitantes. La premisa para usarla es sencilla: ergonomía, bajo costo y ecología pero hay mucho más detrás de su uso.

Está  comprobado  clínicamente  que  el  uso  de  las bicicletas de paseo  bien  sea  de  forma habitual  o  esporádicamente  ayuda  a  prevenir  problemas  comunes  de  salud: dolores de espalda, problemas del corazón, sobrepeso y mejora el sistema inmunológico. Las ventajas son infinitas, pero ¿por qué?

 

–     Dolores de espalda: cuando montamos en bicicletas de paseo y mantenemos una postura correcta en la silla provocamos que la musculatura de nuestra espalda esté bajo tensión lo cual hace que se vea obligada a estabilizar el tronco, evitamos con ésto que los discos intervertebrales sufran, ya que son los responsables de amortiguar los impactos.

–     Articulaciones: el 80% del impacto que generan las bicicletas de paseo es amortiguado por la silla, evitando que todo este impacto caiga sobre nuestras articulaciones o los cartílagos, la reducción de esta carga favorece la distribución de sustancias nutritivas.

–     Sistema  cardiovascular:  según  estudios  médicos,  aquellos  que  montan en bicicletas de pasep reducen el riesgo de padecer un infarto en un 50%. Esto se debe a que cuando  se  pedalea  el  ritmo  cardíaco  aumenta  y  la  presión  arterial disminuye, lo que hace que el corazón trabaje economizando. Además el colesterol  malo  se  reduce  de  manera  significativa  cuando  se  realiza ejercicio físico.

–     Sistema  inmunológico:  el  ejercicio  físico  también  ayuda  a  combatir infecciones  y  prevenir  enfermedades,  ésto  se  debe  a  que  cuando  nos ejercitamos nuestro organismo potencia la función de los fagocitos.

Y por último la que más nos encanta a nosotros ¿a quién no le gusta estar de buen ánimo?, las bicicletas de paseo es la solución.

–     Estado  de  ánimo:  cuando  montamos en bicicleta  nuestro  cuerpo  libera diferentes compuestos químicos relacionados directamente con nuestro estado de ánimo. Pedalear es una de los antidepresivos más efectivos, está comprado que quien practica esta actividad sufre menos enfermedades psicológicas, como depresiones, etc.

Hay ciertos aspectos que debes tomar en cuenta cuando vas a montar en bicicletas de paseo, estos datos te permitirán disfrutar mejor tus recorridos, toma nota:

 

–     Antes de montarte en la bicicleta es recomendable que estires los músculos un poco, sobre todo los involucrados con el movimiento. Una vez en ella es importante que vayas aumentando la intensidad paulatinamente.

–     Si sales en grupo seguro será más divertido y sentirás que la actividad genera menos cansancio. Si te gusta salir en bicicleta de paseo en soledad es importante que no lleves auriculares para estar atento a las señales del camino.

–     Indistintamente que sea de paseo,  recuerda  que estás realizando actividad física, por lo tanto es importante que te mantengas hidratado y que lleves agua para el camino.

–     Ten  presente  que  las bicicletas de paseo son un vehículo y como tal  también  necesitará  de mantenimiento,  cuídala,  hazle  revisión  cada  cierto  tiempo  y  chequea siempre antes de salir que todo esté bien.

–     Si conduces por las noches recuerda identificar tu bicicleta con colores reflectantes y en tu vestimenta incluir algo que te haga visible en la noche.

–     Procura no circular en días de lluvia, tormentas o nevadas. Así evitarás menos accidentes.

 

¡Ya te estás animando a usar una!, pero no sabes cómo escogerla, toma en cuenta lo siguiente:

 

–     Lo primero que debes saber es que existen diferentes tipos de bicicletas, según   la   utilidad:   trekking,   plegables,   etc.   Define   cuáles   son   tus necesidades para poder elegir, por ejemplo si montas en invierno vas a necesitar una bici con guardabarros, si transportas cosas, necesitarás una con un transportín o quizás si vives en terrenos con muchos desniveles, necesitarás una con cambios. Ve pensando qué necesitas, es el primer paso.

–     Recuerda que debe ser un vehículo cómodo para ti.

–     A mayor tamaño de ruedas mayor confort, toma en cuenta eso al momento de elegirla.

–     Si  tienes  poco  espacio  en  casa  puedes  arriesgarte  con  una  plegable.

También  la  podrás  llevar  con  mayor  facilidad  en  el  transporte  urbano tradicional o en el metro o tren de tu ciudad.

–     Analiza el terreno donde la vas a utilizar, te ayudará a saber cómo serán las llantas y el modelo o si la necesitas con amortiguación o sin ella.

–     Las bicicletas eléctricas actualmente son tendencia porque te dan la ventaja de saltarte las cuestas en tu ciudad y así no llegar sudado a tu destino, sobre todo si vas a camino al trabajo. Considera esta opción si es tu caso.

bicicleta plegale

Las mejores bicicletas plegables de 2018

Hay muchos tipos de bicicletas, en este artículo te voy a hablar de las bicicletas plegables, qué son, cómo funcionan y cuáles te recomiendo. Al final del texto, podrás ver aquellos modelos que por calidad y precio están teniendo un gran éxito en 2018.

 

 

 

 

 

MÁS PEQUEÑAS Y PRÁCTICAS

En las grandes ciudades, la mayoría de la gente vive en pisos pequeños y en ocasiones sin trastero o garaje, lo cual nos dificulta enormemente la posibilidad de guardar una bicicleta normal.

Una bicicleta plegable por norma general ocupa menos especio que una normal, pero su mayor virtud es que puede plegarse, recogerse y por lo tanto abultar bastante menos. Esto te va a permitir guardarla en un hueco bastante más pequeño. Hay algunas bicis plegables que incluso cuentan con una funda-bolsa para guardarlas y que estén protegidas, además de evitar que ensucien el lugar donde las guardamos, por ejemplo en un armario.

Normalmente abatimos el manillar y después plegamos el cuadro de la bicicleta por la mitad. De esta manera tenemos una bicicleta plegada que podemos desplazar de manera estable sobre las dos ruedas, empujándola por el sillín. Para poder plegarla del todo podemos abatir los pedales y bajar el sillín para conseguir que ocupe todavía menos espacio.

Lo normal es que tanto el manillar como el sillín se puedan regular en altura y adaptarse a usuarios que cuenten con diferentes tallas. A la hora de posicionarnos para conducir una bicicleta plegable es muy similar a la de una de paseo, la barra no nos va a molestar y pedalearemos erguidos y cómodos.

BICICLETAS Y TRANSPORTE PÚBLICO

Una de las ventajas que más me gustan de las bicicletas plegables es que nos permiten desplazarnos también en transporte público, ya sea en tren, metro o incluso en cualquier coche.

Si vamos a movernos en grandes distancias, quizá fuera de la ciudad, podremos utilizar el tren de cercanías y montarnos en él con la bicicleta plegada, para que moleste mucho menos. Una vez que hayamos llegado a nuestro destino, la desplegamos de nuevo y ya podemos disfrutar de ella.

En caso de tener coche y por alguna razón no queremos utilizar transporte público, podemos utilizar nuestro vehículo para transportar la bicicleta plegada en el maletero y una vez que hayamos llegado a la ciudad, aparcar el coche en una zona que no sea de pago o donde sea fácil encontrar aparcamiento y posteriormente sacarla del maletero y desplazarnos por el centro de la ciudad en la bici.

Hemos de tener en cuenta que al haber tantos atascos de tráfico y también contaminación ambiental, se está valorando restringir cada vez más la circulación de vehículos en el centro de las grandes ciudades a los que no sean residentes, en ningún caso debemos descartar la alternativa de la bicicleta plegable para desplazarse por la ciudad, más bien todo lo contrario, la recomendamos.

¿Cuánto cuesta una bicicleta plegable?

Las bicicletas plegables no son caras, en todo caso se trata de una buena inversión.

Para que te hagas una idea, puedes encontrar bicicletas plegables básicas desde los 100/200 euros. Las bicicletas plegables intermedias suelen rondar de los 300 a 800 euros. También puedes decidirte por las bicicletas plegables eléctricas pero éstas ya oscilarán entre los 1000 y 1800 euros aproximadamente, todo dependerá de la marca, equipamiento, etc.

En cualquier caso, a la hora de comprarte una bicicleta plegable, hay muchos elementos y equipamiento que tienes que tener en cuenta, ya que la usarás por ciudad, todos los días, a cualquier hora, por la calle y sí, la ciudades no siempre son llanas.

Te recuerdo que las bicicletas plegables son mucho más baratas que un coche, también requiere de un mantenimiento muy económico, no contamina, no hace ruido, el espacio que ocupa en la vía pública es bastante más reducido que el de un automóvil y por lo tanto ayuda a reducir los atascos y te permite hacer ejercicio en el día a día.

Hay que tener en cuenta que una bicicleta plegable nos va a durar más que una convencional ya que no sufre tanto a la intemperie, tendrás menos posibilidades de que te la roben ya que la llevarás contigo más a menudo y además la experiencia nos dice que una bici plegable de calidad podrá desplazarte más de 5.000 km/año sin problemas.

 

¿Cómo elegir tu bicicleta plegable?

La bicicleta plegable no es un concepto nuevo, ya que los primeros modelos datan de finales del siglo XIX. Estaban dirigidos principalmente a los militares. Durante el siglo XX se crearon varias patentes de bicicletas plegables y marcas como Brompton, Strida y Dahon Bikes se especializaron en este mercado. Pero el fenómeno nunca ha estallado realmente, afectando a un público demasiado pequeño.

Sin embargo, las cosas están cambiando y durante los últimos 3-4 años, las ventas de bicicletas plegables han estado creciendo cada año. Muchas marcas de bicicletas ahora ofrecen sus propios modelos plegables. A menudo tiene una forma general bastante similar: un manillar alto y un sillín alto, mientras que el cuadro y las ruedas son más pequeños y bajos.

Como la elección es más amplia, también es más difícil saber qué modelo elegir. Deben tenerse en cuenta determinados criterios. Los detallaremos para que puedas encontrar fácilmente la bicicleta plegable adecuada para ti.

Una de las primeras cosas a tener en cuenta es el tamaño de la bicicleta, o más bien el tamaño de las ruedas. Hay varios tamaños en pulgadas: 26,20 ó 16, siendo las ruedas de 20 pulgadas las más comunes. También puede encontrar modelos con ruedas incluso más pequeñas que 16 pulgadas.

Cuanto más pequeñas son las ruedas, menos engorrosas son, pero cuanto más hay que pedalear a la misma distancia. Le recomendamos que elija un modelo de 20 pulgadas. Este es el mejor compromiso que ofrece tanto rendimiento como comodidad, al mismo tiempo que se mantiene compacto.

El peso también es un criterio importante en su elección. La ventaja de una bicicleta plegable es su peso, que la hace fácil de llevar a mano. Este peso depende del tamaño, pero también de los materiales utilizados y de su grosor.

Sin embargo, una bicicleta demasiado ligera también pierde su fuerza. Una vez más, hay que encontrar el compromiso adecuado. Opte por un modelo de acero más resistente que el aluminio. Dependiendo del modelo, el peso puede variar entre 9 y 18 kg. También hay que tener en cuenta el peso máximo que puede soportar la bicicleta.

Por supuesto, las dimensiones de la bicicleta, una vez plegada, son también un criterio muy importante. El objetivo es mantener la bicicleta lo más pequeña posible. Sin embargo, el plegado también debe hacerse en un máximo de diez segundos y una vez desplegado, la bicicleta debe ser sólida.

Aunque las dimensiones varíen según los modelos: en promedio, una bicicleta plegada tiene una longitud de unos 70-80 cm, con una anchura que varía de 20 a 40 cm y una altura que fluctúa generalmente entre 60 y 70 cm. Al hacer su elección, asegúrese de comprobar que la bicicleta es de su talla. Las marcas a menudo indican el tamaño que no debe ser excedido.

Tenga en cuenta que hay diferentes tipos de bicicletas plegables. Algunos están diseñados para la ciudad y otros para uso fuera de carretera. También hay modelos con cestas, más o menos engranajes, con tres ruedas y otros accesorios adicionales. Todos estos elementos deben tenerse en cuenta a la hora de elegir.

Con el crecimiento de las bicicletas eléctricas, cada vez más marcas ofrecen bicicletas eléctricas plegables. El interés es hacer menos esfuerzo, y sobre todo en las costas! Depende de usted decidir si necesita o no ayuda eléctrica.

Por último, el precio de la bicicleta es necesariamente un criterio a tener en cuenta. ¿Debemos favorecer un modelo de nivel básico más barato pero también menos sólido, con acabados menos sofisticados y a menudo menos eficientes? ¿O deberíamos dar preferencia a la parte superior de la cima, aunque tengamos que pagar mucho más? No hay una respuesta precisa.

Sin embargo, si esta es su primera bicicleta plegable, le recomendamos que gaste entre 150 y 250 €, no más. Con el tiempo, usted podrá actualizar su gama. El precio depende de varios criterios: la calidad general de la bicicleta, el número de funciones y accesorios, y la marca.

CARACTERÍSTICAS QUE DEBES TENER EN CUENTA

Diámetro de las ruedas:

Encontrarás bicicletas plegables con ruedas de diferentes tamaños, donde la más habitual es la de 20 pulgadas. Otras medidas comunes son 16”, 24” y 26”.

Cuanta más pequeña sea la rueda menos espacio ocupará una vez plegada y tendrás mayor maniobrabilidad pero como desventaja cabe destacar que notarás más las imperfecciones del terreno. Cuanto más grande sea, más suave y confortable será la conducción pero tendrás dificultad para combinarla con otros medios de transporte.

Sistema de plegado:

La gran mayoría de sistemas de plegados son muy parecidos aunque los pequeños detalles son importantes.

Algunas bicicletas usan un sistema en el cual se pliega en dos puntos mientras que otros lo pueden hacer en tres, consiguiendo que sean aún más compactas.

Material de cuadro:

Predominan dos materiales en la fabricación de los cuadros, el aluminio y el acero. Para el ciclismo urbano no vale la pena preocuparse demasiado por el peso de la bicicleta. A veces se escucha que el acero resulta muy rígido y el aluminio puede llegar a ceder con el tiempo pero la verdad es que con ambos materiales se pueden fabricar cuadros de muchísima calidad.

El aluminio es más ligero que el acero sin embargo es menos rígido y resistente que el cuadro de acero, es por ello que suelen tener los tubos con un ancho de pared y diámetro mayor que en el caso del cuadro de acero.

Velocidades:

¿Cuántas velocidades necesitas? Suele ser un tema bastante subjetivo, dependerá del uso que le vas a dar la bicicleta, el tipo de terreno por el que vas a circular, tu condición física, el esfuerzo que estás dispuesto a hacer y si vas o no a transportar carga.

Como es lógico, la relación de velocidades está directamente relacionada al precio de la bicicleta. Para un uso normal por ciudad suele ser suficiente entre 1 y 6 velocidades.

 

Marcas esenciales en el mercado
Cada vez más marcas de bicicletas están desarrollando modelos plegables. En el mercado, hay marcas totalmente especializadas en bicicletas plegables como Brompton pero también más parecidas a Décathlon.

Dahon Bikes es el fabricante de bicicletas plegables más grande del mundo, y es la marca americana Dahon Bikes. Representa por sí sola aproximadamente dos tercios de la cuota de mercado.

Pero no es la única, y dependiendo del estilo que busques y del precio que quieras invertir, te aconsejamos elegir entre las siguientes marcas: Brompton, Strida, Cicli Cinzia, Orbita, Abrar, Decathlon, Monty, Rich Bit, Mobiky, KS Cycling, Transformer y Tern.

Normalmente, los modelos de estos diferentes fabricantes tienen una excelente relación calidad-precio.

Accesorios para bicicletas plegables

Al igual que las bicicletas clásicas, los modelos plegables pueden equiparse con una amplia gama de accesorios. Aquí hay una lista no exhaustiva: una cesta, un faro, un timbre, una campana, una campana, un sillín, un cambio de asiento, un dispositivo para medir la velocidad y la distancia, un portaequipajes, un portaequipajes, una bomba de bicicleta, un GPS, un porta smartphone, una cámara, un guardabarros, una muleta, una alforja?

Y no olvide el equipo y los accesorios para transportar y estacionar su bicicleta: una funda, un dispositivo antirrobo, un portabicicletas o un portabicicletas. ¿Conoces a los entrenadores caseros? Es un material que le permite transformar su bicicleta en una bicicleta de apartamento para el entrenamiento en interiores. Muy útil cuando llueve, cuando hace frío, cuando es tarde o cuando es perezoso salir.

Los accesorios de seguridad también se recomiendan para bicicletas plegables. Usar un casco puede salvarle la vida si se cae o evitar lesiones graves. Si usted maneja por la noche o de noche, recuerde usar una prenda con rayas reflectantes, o agregar a sus tobillos y/o muñecas.

Para bicicletas plegables están disponibles los mismos accesorios que para bicicletas clásicas. Ya sea para añadir funciones adicionales, mejorar el confort, personalizar, gestionar el mantenimiento de la bicicleta, protegerse, asegurar, almacenar o transportar la bicicleta.

 

 

Fibra de Carbono vs Resistencia

Los defensores del uso de la fibra de carbono en todo tipo de cuadros, suelen utilizar argumentos que relacionan este material, con una magnitud física, la resistencia. Pero, ¿cuánto hay de cierto en esto?, y sobre todo,¿ la resistencia de la fibra de carbono, puede llegar a estandarizarse independientemente de la superficie en la que desarrollemos nuestra actividad?

Bici Fibra de Carbono

Una de las claves de esta cuestión, reside en el diseño de la estructura del cuadro de soporte. Sometidos cuadros  con marco de cuatro ángulos a pruebas de resistencia, estos redujeron la misma en proporción directa al aumento de la superficie del mismo. Efectuadas estas mismas pruebas con marcos de estructura triangular, la capacidad de absorción, resistencia y maleabilidad de los mismos, aumento casi en un 20%, con respecto a los anteriores. Pero quizás lo más llamativo de esta comparativa, es que su gran antagonista, el aluminio, no obtiene ventajas comparativas derivadas de su, a priori, mayor resistencia al impacto directo sobre superficies irregulares, tanto de polvo/tierra, como de asfalto. La transmisión de vibraciones, con independencia de los neumáticos y radios utilizados, también obtuvo mejores resultados bajo el soporte de fibra de carbono.

Cabe ahora preguntarse por un tema no menor, la duración en el tiempo, el envejecimiento relativo de este material. Nos referimos al envejecimiento relativo, cuando este se produce por causas ajenas a la intensidad y forma de  utilización. En este caso, los parámetros peso, fuerza, superficie y sobrecarga, se obvian, para centrarnos en la duración natural de los materiales. La fibra de carbono, acusa, como no podía ser de otra manera, el paso del tiempo de una forma más intensa, las deformaciones producidas por el desgaste erosivo, aparecen de forma mucho más temprana, y su intensidad aumenta de forma exponencial. Argumentos que los detractores de la utilización de este polímero, esgrimen para desaconsejar su uso en la fabricación de componentes en las MTB.

Valoremos entonces pros y contras: elevada resistencia mecánica, ligereza, elasticidad, baja densidad. En contraposición a sus defecto más importante, los elevados costes de producción, con el consiguiente valor añadido en el precio de venta final, y un dato estadístico, las diferencias en la proporción de ventas, favorables a la fibra de carbono hasta el momento, han experimentado un notable descenso últimamente, ¿modas, tendencias de futuro, caprichos?, en cualquier caso el debate sigue, y no tiene visos de disminuir. Pero hay algo que todo el mundo tiene bastante claro, el futuro pasa por los materiales biodegradables y en esta dirección, la industria de materiales y componentes se está gastando una pasta, el I+d+I para el mundo de las MTB.

Cualquiera que eliges, comprate un buen candado