Fibra de Carbono vs Resistencia

Los defensores del uso de la fibra de carbono en todo tipo de cuadros, suelen utilizar argumentos que relacionan este material, con una magnitud física, la resistencia. Pero, ¿cuánto hay de cierto en esto?, y sobre todo,¿ la resistencia de la fibra de carbono, puede llegar a estandarizarse independientemente de la superficie en la que desarrollemos nuestra actividad?

Bici Fibra de Carbono

Una de las claves de esta cuestión, reside en el diseño de la estructura del cuadro de soporte. Sometidos cuadros  con marco de cuatro ángulos a pruebas de resistencia, estos redujeron la misma en proporción directa al aumento de la superficie del mismo. Efectuadas estas mismas pruebas con marcos de estructura triangular, la capacidad de absorción, resistencia y maleabilidad de los mismos, aumento casi en un 20%, con respecto a los anteriores. Pero quizás lo más llamativo de esta comparativa, es que su gran antagonista, el aluminio, no obtiene ventajas comparativas derivadas de su, a priori, mayor resistencia al impacto directo sobre superficies irregulares, tanto de polvo/tierra, como de asfalto. La transmisión de vibraciones, con independencia de los neumáticos y radios utilizados, también obtuvo mejores resultados bajo el soporte de fibra de carbono.

Cabe ahora preguntarse por un tema no menor, la duración en el tiempo, el envejecimiento relativo de este material. Nos referimos al envejecimiento relativo, cuando este se produce por causas ajenas a la intensidad y forma de  utilización. En este caso, los parámetros peso, fuerza, superficie y sobrecarga, se obvian, para centrarnos en la duración natural de los materiales. La fibra de carbono, acusa, como no podía ser de otra manera, el paso del tiempo de una forma más intensa, las deformaciones producidas por el desgaste erosivo, aparecen de forma mucho más temprana, y su intensidad aumenta de forma exponencial. Argumentos que los detractores de la utilización de este polímero, esgrimen para desaconsejar su uso en la fabricación de componentes en las MTB.

Valoremos entonces pros y contras: elevada resistencia mecánica, ligereza, elasticidad, baja densidad. En contraposición a sus defecto más importante, los elevados costes de producción, con el consiguiente valor añadido en el precio de venta final, y un dato estadístico, las diferencias en la proporción de ventas, favorables a la fibra de carbono hasta el momento, han experimentado un notable descenso últimamente, ¿modas, tendencias de futuro, caprichos?, en cualquier caso el debate sigue, y no tiene visos de disminuir. Pero hay algo que todo el mundo tiene bastante claro, el futuro pasa por los materiales biodegradables y en esta dirección, la industria de materiales y componentes se está gastando una pasta, el I+d+I para el mundo de las MTB.

Cualquiera que eliges, comprate un buen candado