bicicleta plegale

Las mejores bicicletas plegables de 2018

Hay muchos tipos de bicicletas, en este artículo te voy a hablar de las bicicletas plegables, qué son, cómo funcionan y cuáles te recomiendo. Al final del texto, podrás ver aquellos modelos que por calidad y precio están teniendo un gran éxito en 2018.

 

 

 

 

 

MÁS PEQUEÑAS Y PRÁCTICAS

En las grandes ciudades, la mayoría de la gente vive en pisos pequeños y en ocasiones sin trastero o garaje, lo cual nos dificulta enormemente la posibilidad de guardar una bicicleta normal.

Una bicicleta plegable por norma general ocupa menos especio que una normal, pero su mayor virtud es que puede plegarse, recogerse y por lo tanto abultar bastante menos. Esto te va a permitir guardarla en un hueco bastante más pequeño. Hay algunas bicis plegables que incluso cuentan con una funda-bolsa para guardarlas y que estén protegidas, además de evitar que ensucien el lugar donde las guardamos, por ejemplo en un armario.

Normalmente abatimos el manillar y después plegamos el cuadro de la bicicleta por la mitad. De esta manera tenemos una bicicleta plegada que podemos desplazar de manera estable sobre las dos ruedas, empujándola por el sillín. Para poder plegarla del todo podemos abatir los pedales y bajar el sillín para conseguir que ocupe todavía menos espacio.

Lo normal es que tanto el manillar como el sillín se puedan regular en altura y adaptarse a usuarios que cuenten con diferentes tallas. A la hora de posicionarnos para conducir una bicicleta plegable es muy similar a la de una de paseo, la barra no nos va a molestar y pedalearemos erguidos y cómodos.

BICICLETAS Y TRANSPORTE PÚBLICO

Una de las ventajas que más me gustan de las bicicletas plegables es que nos permiten desplazarnos también en transporte público, ya sea en tren, metro o incluso en cualquier coche.

Si vamos a movernos en grandes distancias, quizá fuera de la ciudad, podremos utilizar el tren de cercanías y montarnos en él con la bicicleta plegada, para que moleste mucho menos. Una vez que hayamos llegado a nuestro destino, la desplegamos de nuevo y ya podemos disfrutar de ella.

En caso de tener coche y por alguna razón no queremos utilizar transporte público, podemos utilizar nuestro vehículo para transportar la bicicleta plegada en el maletero y una vez que hayamos llegado a la ciudad, aparcar el coche en una zona que no sea de pago o donde sea fácil encontrar aparcamiento y posteriormente sacarla del maletero y desplazarnos por el centro de la ciudad en la bici.

Hemos de tener en cuenta que al haber tantos atascos de tráfico y también contaminación ambiental, se está valorando restringir cada vez más la circulación de vehículos en el centro de las grandes ciudades a los que no sean residentes, en ningún caso debemos descartar la alternativa de la bicicleta plegable para desplazarse por la ciudad, más bien todo lo contrario, la recomendamos.

¿Cuánto cuesta una bicicleta plegable?

Las bicicletas plegables no son caras, en todo caso se trata de una buena inversión.

Para que te hagas una idea, puedes encontrar bicicletas plegables básicas desde los 100/200 euros. Las bicicletas plegables intermedias suelen rondar de los 300 a 800 euros. También puedes decidirte por las bicicletas plegables eléctricas pero éstas ya oscilarán entre los 1000 y 1800 euros aproximadamente, todo dependerá de la marca, equipamiento, etc.

En cualquier caso, a la hora de comprarte una bicicleta plegable, hay muchos elementos y equipamiento que tienes que tener en cuenta, ya que la usarás por ciudad, todos los días, a cualquier hora, por la calle y sí, la ciudades no siempre son llanas.

Te recuerdo que las bicicletas plegables son mucho más baratas que un coche, también requiere de un mantenimiento muy económico, no contamina, no hace ruido, el espacio que ocupa en la vía pública es bastante más reducido que el de un automóvil y por lo tanto ayuda a reducir los atascos y te permite hacer ejercicio en el día a día.

Hay que tener en cuenta que una bicicleta plegable nos va a durar más que una convencional ya que no sufre tanto a la intemperie, tendrás menos posibilidades de que te la roben ya que la llevarás contigo más a menudo y además la experiencia nos dice que una bici plegable de calidad podrá desplazarte más de 5.000 km/año sin problemas.

 

¿Cómo elegir tu bicicleta plegable?

La bicicleta plegable no es un concepto nuevo, ya que los primeros modelos datan de finales del siglo XIX. Estaban dirigidos principalmente a los militares. Durante el siglo XX se crearon varias patentes de bicicletas plegables y marcas como Brompton, Strida y Dahon Bikes se especializaron en este mercado. Pero el fenómeno nunca ha estallado realmente, afectando a un público demasiado pequeño.

Sin embargo, las cosas están cambiando y durante los últimos 3-4 años, las ventas de bicicletas plegables han estado creciendo cada año. Muchas marcas de bicicletas ahora ofrecen sus propios modelos plegables. A menudo tiene una forma general bastante similar: un manillar alto y un sillín alto, mientras que el cuadro y las ruedas son más pequeños y bajos.

Como la elección es más amplia, también es más difícil saber qué modelo elegir. Deben tenerse en cuenta determinados criterios. Los detallaremos para que puedas encontrar fácilmente la bicicleta plegable adecuada para ti.

Una de las primeras cosas a tener en cuenta es el tamaño de la bicicleta, o más bien el tamaño de las ruedas. Hay varios tamaños en pulgadas: 26,20 ó 16, siendo las ruedas de 20 pulgadas las más comunes. También puede encontrar modelos con ruedas incluso más pequeñas que 16 pulgadas.

Cuanto más pequeñas son las ruedas, menos engorrosas son, pero cuanto más hay que pedalear a la misma distancia. Le recomendamos que elija un modelo de 20 pulgadas. Este es el mejor compromiso que ofrece tanto rendimiento como comodidad, al mismo tiempo que se mantiene compacto.

El peso también es un criterio importante en su elección. La ventaja de una bicicleta plegable es su peso, que la hace fácil de llevar a mano. Este peso depende del tamaño, pero también de los materiales utilizados y de su grosor.

Sin embargo, una bicicleta demasiado ligera también pierde su fuerza. Una vez más, hay que encontrar el compromiso adecuado. Opte por un modelo de acero más resistente que el aluminio. Dependiendo del modelo, el peso puede variar entre 9 y 18 kg. También hay que tener en cuenta el peso máximo que puede soportar la bicicleta.

Por supuesto, las dimensiones de la bicicleta, una vez plegada, son también un criterio muy importante. El objetivo es mantener la bicicleta lo más pequeña posible. Sin embargo, el plegado también debe hacerse en un máximo de diez segundos y una vez desplegado, la bicicleta debe ser sólida.

Aunque las dimensiones varíen según los modelos: en promedio, una bicicleta plegada tiene una longitud de unos 70-80 cm, con una anchura que varía de 20 a 40 cm y una altura que fluctúa generalmente entre 60 y 70 cm. Al hacer su elección, asegúrese de comprobar que la bicicleta es de su talla. Las marcas a menudo indican el tamaño que no debe ser excedido.

Tenga en cuenta que hay diferentes tipos de bicicletas plegables. Algunos están diseñados para la ciudad y otros para uso fuera de carretera. También hay modelos con cestas, más o menos engranajes, con tres ruedas y otros accesorios adicionales. Todos estos elementos deben tenerse en cuenta a la hora de elegir.

Con el crecimiento de las bicicletas eléctricas, cada vez más marcas ofrecen bicicletas eléctricas plegables. El interés es hacer menos esfuerzo, y sobre todo en las costas! Depende de usted decidir si necesita o no ayuda eléctrica.

Por último, el precio de la bicicleta es necesariamente un criterio a tener en cuenta. ¿Debemos favorecer un modelo de nivel básico más barato pero también menos sólido, con acabados menos sofisticados y a menudo menos eficientes? ¿O deberíamos dar preferencia a la parte superior de la cima, aunque tengamos que pagar mucho más? No hay una respuesta precisa.

Sin embargo, si esta es su primera bicicleta plegable, le recomendamos que gaste entre 150 y 250 €, no más. Con el tiempo, usted podrá actualizar su gama. El precio depende de varios criterios: la calidad general de la bicicleta, el número de funciones y accesorios, y la marca.

CARACTERÍSTICAS QUE DEBES TENER EN CUENTA

Diámetro de las ruedas:

Encontrarás bicicletas plegables con ruedas de diferentes tamaños, donde la más habitual es la de 20 pulgadas. Otras medidas comunes son 16”, 24” y 26”.

Cuanta más pequeña sea la rueda menos espacio ocupará una vez plegada y tendrás mayor maniobrabilidad pero como desventaja cabe destacar que notarás más las imperfecciones del terreno. Cuanto más grande sea, más suave y confortable será la conducción pero tendrás dificultad para combinarla con otros medios de transporte.

Sistema de plegado:

La gran mayoría de sistemas de plegados son muy parecidos aunque los pequeños detalles son importantes.

Algunas bicicletas usan un sistema en el cual se pliega en dos puntos mientras que otros lo pueden hacer en tres, consiguiendo que sean aún más compactas.

Material de cuadro:

Predominan dos materiales en la fabricación de los cuadros, el aluminio y el acero. Para el ciclismo urbano no vale la pena preocuparse demasiado por el peso de la bicicleta. A veces se escucha que el acero resulta muy rígido y el aluminio puede llegar a ceder con el tiempo pero la verdad es que con ambos materiales se pueden fabricar cuadros de muchísima calidad.

El aluminio es más ligero que el acero sin embargo es menos rígido y resistente que el cuadro de acero, es por ello que suelen tener los tubos con un ancho de pared y diámetro mayor que en el caso del cuadro de acero.

Velocidades:

¿Cuántas velocidades necesitas? Suele ser un tema bastante subjetivo, dependerá del uso que le vas a dar la bicicleta, el tipo de terreno por el que vas a circular, tu condición física, el esfuerzo que estás dispuesto a hacer y si vas o no a transportar carga.

Como es lógico, la relación de velocidades está directamente relacionada al precio de la bicicleta. Para un uso normal por ciudad suele ser suficiente entre 1 y 6 velocidades.

 

Marcas esenciales en el mercado
Cada vez más marcas de bicicletas están desarrollando modelos plegables. En el mercado, hay marcas totalmente especializadas en bicicletas plegables como Brompton pero también más parecidas a Décathlon.

Dahon Bikes es el fabricante de bicicletas plegables más grande del mundo, y es la marca americana Dahon Bikes. Representa por sí sola aproximadamente dos tercios de la cuota de mercado.

Pero no es la única, y dependiendo del estilo que busques y del precio que quieras invertir, te aconsejamos elegir entre las siguientes marcas: Brompton, Strida, Cicli Cinzia, Orbita, Abrar, Decathlon, Monty, Rich Bit, Mobiky, KS Cycling, Transformer y Tern.

Normalmente, los modelos de estos diferentes fabricantes tienen una excelente relación calidad-precio.

Accesorios para bicicletas plegables

Al igual que las bicicletas clásicas, los modelos plegables pueden equiparse con una amplia gama de accesorios. Aquí hay una lista no exhaustiva: una cesta, un faro, un timbre, una campana, una campana, un sillín, un cambio de asiento, un dispositivo para medir la velocidad y la distancia, un portaequipajes, un portaequipajes, una bomba de bicicleta, un GPS, un porta smartphone, una cámara, un guardabarros, una muleta, una alforja?

Y no olvide el equipo y los accesorios para transportar y estacionar su bicicleta: una funda, un dispositivo antirrobo, un portabicicletas o un portabicicletas. ¿Conoces a los entrenadores caseros? Es un material que le permite transformar su bicicleta en una bicicleta de apartamento para el entrenamiento en interiores. Muy útil cuando llueve, cuando hace frío, cuando es tarde o cuando es perezoso salir.

Los accesorios de seguridad también se recomiendan para bicicletas plegables. Usar un casco puede salvarle la vida si se cae o evitar lesiones graves. Si usted maneja por la noche o de noche, recuerde usar una prenda con rayas reflectantes, o agregar a sus tobillos y/o muñecas.

Para bicicletas plegables están disponibles los mismos accesorios que para bicicletas clásicas. Ya sea para añadir funciones adicionales, mejorar el confort, personalizar, gestionar el mantenimiento de la bicicleta, protegerse, asegurar, almacenar o transportar la bicicleta.